AULLIDO

By 31 marzo, 2017POESIA

AULLIDO

(Un poema generacional variación del de Ginsberg) 

 

 

He visto los mejores cerebros de mi generación
destruidos por la locura,
hambrientos, histéricos, desnudos
tipos que prometían llegar a ser cometas
y acabaron  en fuegos de artificio,
flor de un día
con sus cinco minutos de fama
en los que dieron lo mejor de sí,
eso  fue todo, amigos
la pesadilla de un Moloch nacional-católico,
el muro
contra el que  estrellamos corazón y cabeza
intentando romperlo
y al final se quedó en lavado de cara
para seguir siendo lo mismo,
¡sueños!,  ¡adoraciones!, ¡iluminaciones!,  ¡religiones!
¡toda la carga de gilipolleces sensitivas!
en el fondo
sólo queríamos escapar
de la mediocridad de aquel entorno
jugar a ser arcángeles eternamente jóvenes
y no pobres diablos,
fumar, beber, creer
ser algo más que números,
hacer la revolución como el amor
y equivocarnos las dos veces,
¡Moloch!
duro juez de los hombres
que creyeron posible incendiar el pasado
con pólvora mojada,
negándose a sí mismos el conformismo de la felicidad
a cambio de una idea
frágil y vulnerable como un sueño en la nieve,
eso fuimos, hermanos
locos cobardes idealistas judas
neuróticos utópicos
mitad ilusos mitad cantamañanas
Robinsón,  estoy contigo en Rockland
que era nuestro Madrid,
el manicomio de la eternidad
donde a cualquiera lo hacían santo
y si no superhéroe
santo Caudillo, santo Rey, santa Constitución
santo Cardenal presidente
de nuestra Conferencia Episcopal,
santo Pierrot le Fou y santos Jules et Jim,
santo Pink Floyd
santo Salvador Puig Antich,
las circunstancias no daban para más
y  tampoco supimos estar a la altura
pero sí de subida
alucinando en Xauen,  drogando nuestras mentes
hasta dejarlas inservibles
como lava y ceniza de poesía esparcida,
intelectos enteros echados a perder
cortocircuitados por la dama blanca,
rendidos al hechizo
de las agujas tentadoras de las arpías de un solo ojo
que era el ojo del culo
aunque nos lo vendían como el tercer ojo,
así fueron las cosas,
un poema de vida escrito en un pedestre argot,
hubiéramos debido dedicarnos
a ser en el futuro personas de provecho
en lugar de bailar sobre cristales rotos,
pensar en el mañana
y no sólo en beber y fumárnoslo todo
y endulzar las vaginas de un millón de chicas
temblando en el crepúsculo,
nos habríamos labrado un porvenir,
hoy seríamos todos abogados
Robinsón no habría muerto
pero dudo que el mundo fuera mucho mejor
ni tampoco nosotros,
para qué habrá servido
aunque por qué la vida tiene que servir para algo
más que para escapar por las escaleras de incendios
desde las ventanas del Empire Estate,
flotar a la deriva entre cerveza rancia
gritando y vomitando hechos y recuerdos,
joder y ser jodidos, hipar sin fin
irse de putas en Colorado y suicidarse en el río Hudson,
desaparecer en la nada del Nueva Jersey zen
bajo un cielo tuberculoso
following the brilliant Spaniard
to converse about America and Eternity,
me pregunto quién sería ese español
el único que sale en el poema,
hubiéramos dado nuestras vidas por lograr serlo
alguno de nosotros
pero quién en España podía brillar entonces,
al menos eso lo he aprendido,
no se puede estar en dos partes a la vez,
el centro es el centro y la periferia la periferia,
la generación beat
escribía en Marte
y nosotros en nuestras madrigueras,
se lo estaría aullando día y noche
hasta reventarle los tímpanos
a ese santo cabrón de Allen Ginsberg
si no estuviera muerto él también.

Quizás también te interese

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies