VARIEDADES DE CARLOS BLOCH

Exposición de CARLOS BLOCH del 14 de diciembre al 18 de Enero. Un gran amigo y un gran artista, con quien trabajé en el libro de poemas Escenas de mi vida sexual, expone su trabajo de los últimos años en  ASPA CONTEMPORARY, calle Galileo 19, Madrid. Para animar a quien pueda ir, incluyo el texto que he escrito para la hoja de sala: 

Exit Ghost, Sale el fantasma, el título de la novela de Philip Roth, podría haber sido un título alternativo de esta muestra, por lo demorada respecto a la anterior, con obra realizada en unos años marcados por una madre cada vez más dependiente, con sus inevitables restricciones en su modo de vivir y pintar. Pero sobre todo porque Carlos Bloch representa en el panorama de los artistas de su generación, algo muy parecido a un fantasma. Un creador que siempre ha estado ahí, con importantes exposiciones en su haber, presente en muchas retrospectivas sobre La Movida y la Neofiguración madrileña y al mismo tiempo evanescente, escurridizo e inclasificable. No importa que sus obras te las encuentres en casas de gente interesante, artistas y escritores, o que haya participado a lo largo de décadas en proyectos que han dejado huella en Madrid: editoriales y experiencias vocacionalmente marginales y hoy ya míticas como La Banda de Moebius en los setenta, La Vaquería, El canto de la tripulación o las exposiciones libertarias en torno a El Refractor organizadas por Kiko Rivas.

“Los cuadros de Bloch son como un gran panal, una colmena de instantes perdidos que la mirada del espectador zarandea violentamente…” escribió Fernando Guerrero, el editor de Abada, en el catálogo de Rostros, la exposición que el Círculo de Bellas Artes le dedicó. Y también: “No pinta Bloch el tiempo. Sus cuadros están hechos de pinceladas de duración”.  Esa condición de panal, de colmena, la capacidad de encarnar muy distintos Bloch que miran y recrean casi la historia entera del arte contemporáneo, explica su dificultad de encajar en el corsé que las galerías suelen imponer a sus artistas para que se mantengan fieles a un estilo y previsibles como inversión. Aunque al final, quienes venimos acompañándolo, siguiendo su obra desde hace décadas, sabemos reconocer y valorar un CB, por mucho que juegue a despistarnos.

“A veces para explicar mi visión de la pintura me retrotraigo hasta los orígenes – se explicaba él mismo en un texto para el Instituto Cervantes en la Bienal de Lyon 2009-, los que conocemos, el Big Bang y las especulaciones que lo acompañan. Luego sigo el camino de la evolución a partir de la ruptura de simetría, dando lugar a las fuerzas de la naturaleza que organizan la materia; la evolución cosmológica hasta la vida y el hombre, que es el hombre actual y su historia”. Aquí sale la Historia, el otro material junto con el tiempo que trabaja con maestría Bloch, como bien supo verlo Juan Barja en el ensayo que le dedicó, certeramente titulado: CB en la escombrera de la historia.  En él incluso se arriesga a retratarle, pese a su inclasificabilidad: “Él está aquí, con su conciencia radical -como el Cíclope- atendiendo a la totalidad de su mirada, al espacio total que se le ofrece abierto ahí: a la mano. La historia entera, la pintura entera, una historia de escombro…”

Una mirada, la del Cíclope, que sólo puede ser expresionista, como lo es la de CB, tras esas gruesas gafas que lo acompañan y definen, junto a su singularidad en la forma de expresarse y pensar. Expresionismo que salta a la vista en Variedades, como la inagotable variedad de registros marca del autor. Pequeños formatos esta vez, en un trabajo en el que por primera vez emplea en muchos casos fotocopias hechas en DIN-A4, junto a fotografías de otros cuadros suyos, casi siempre invisibles bajo la pintura. Hechos, rehechos, construidos y reconstruidos, cuadros que, en sus propias palabras, “son resultado de afirmaciones y negaciones. Cuadros que forman parte de un proceso dilatado en el ir y venir y volver…” Un panal, una escombrera. Tantos temas, tantas miradas como ha podido arrebatar al tiempo y a la historia.  Fruto “de un remirar preintencionado”. Puro Bloch.

 

RelatedPost

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies